Apuesta Maestra

January 30, 2018 0 Comments

Videocrítica:

Luego de haber trabajado exclusivamente como guionista durante años, el gran Aaron Sorkin finalmente se ha animado a dirigir —además de escribir— un largometraje, y el resultado es la notable “Apuesta Maestra”, un filme basado en el libro autobiográfico de la Princesa del Poker, Molly Bloom. Rápida, intensa y impecablemente actuada, “Apuesta Maestra” es todo lo que uno esperaría de una historia desarrollada por Sorkin; desarrolla una historia intrigante de manera compleja, inteligente y por momentos frustrantemente acelerada, haciendo que uno se pregunte si todo lo que se presenta en pantalla ocurrió en la vida real.

 

El filme se lleva a cabo a través de dos líneas de tiempo paralelas. En la primera, vemos a una Molly Bloom (una excelente Jessica Chastain) en el presente, tratando de deshacerse de una serie de acusaciones por parte del FBI; según ellos, ha colaborado con la mafia rusa a través de sus juegos de poker, y quieren saber todo lo que ella sabe sobre dichos criminales. Para defenderse, contrata a un abogado supuestamente honesto, Charlie Jafey (Idris Elba), quien, a pesar de dudar de ella inicialmente, poco a poco se irá dando cuenta que se trata de alguien que merece recibir sus —costosos— servicios.

 

Por otro lado, los flashbacks comienzan con una Molly mucho más joven (interpretada por Samantha Isler). Es en estas primeras escenas que vemos cómo su exigente padre, Larry (Kevin Costner) le permitió convertirse en una campeona mundial de ski, pero también la transformó en una chica rebelde y contestona. Desgraciadamente, luego de un fuerte accidente, Molly decide retirarse de los deportes competitivos, lo cual la lleva a mudarse a Los Ángeles, donde poco a poco irá formando su negocio de juegos de poker con celebridades y atletas. Su época dorada en dicha ciudad no dura mucho; un Jugador X (Michael Cera) se encarga de arruinarla, lo cual la obliga a mudarse a Nueva York, en donde comenzará desde cero —desgraciadamente, la Gran Manzana es mucho más exigente con Molly, lo cual hará que se codee con todo tipo de gente millonaria, incluyendo, obviamente, a la mafia rusa.

 

 

El ritmo de “Apuesta Maestra” es implacable. El diálogo escrito por Sorkin y recitado por sus talentosos actores dicta la velocidad con la que se mueve la película, pero fluye de tal manera, que nunca se siente como un recurso gratuito o exageradamente expositivo. De hecho, Sorkin siendo Sorkin, comete muchos de los errores que cualquier dramaturgo o profesor de guion le diría a sus estudiantes que eviten: una narración extensa —por parte de Chastain—, monólogos, escenas de conversación pura, y exposición por doquier. Sin embargo, hace que todo funcione, lo cual resulta en una cinta fascinante, en la que la manera en que los personajes se expresan e interactúan entre ellos a través de las palabras hace que uno se quede pegado a la pantalla grande.

 

Ayuda, también, el que la historia de Molly sea interesantísima, y esté llena de revelaciones repentinas y giros inesperados. Independiente de la verosimilitud de su relato —y por ende, del libro en el que está basado el filme—, se trata de una un sólido estudio de una mujer con poder, que tenía la rara oportunidad de dominar a hombres de mucho dinero y alcance a través de su ambición. Esto queda claro a la hora que entra a tallar Douglas Downey (un genial Chris O’Dowd), un apostador patético que termina siendo mucho más importante para el futuro de Molly de lo que ella esperaba.

 

Jessica Chastain es magnética como Molly. Entiende a la perfección el diálogo de Sorkin —cómo recitarlo, qué ritmo darle, cuándo ser intensa y cuándo no—, lo cual convierte a las escenas más verbosas en verdaderas clases de actuación. A pesar de todo lo que hace, uno jamás siente que Molly sea una mala persona; se trata, más bien, de una mujer con mucha ira, con problemas personales sin resolver, que encuentra una oportunidad y la explota al máximo gracias a su gran intelecto y sus talentos natos. Idris Elba es sólido como Charlie; Kevin Costner es —inicialmente— odioso como Larry, el padre de Molly, y hasta el a veces patético Michael Cera da una interesante actuación como el infame Jugador X.

 

 

“Apuesta Maestra” se concentra más en la manera en que Molly juega con sus clientes y con su negocio, sin darse cuenta de que podría estar acercándose demasiado a gente extremadamente peligrosa. Las diferencias entre Los Ángeles y Nueva York son claras, pero a diferencia de lo que uno podría esperar de una cinta de este tipo, la historia de Molly no está llena de sexo o infidelidades. Molly se convirtió en una adicta al trabajo; su mayor problema era su adicción a una serie de drogas, lo cual la dejaba sin tiempo para establecer relaciones significativas con otras personas. Sus vestidos reveladores o con grandes escotes servían solo para distraer —ligeramente— a sus clientes mientras hacían grandes apuestas. Todo era parte de un disfraz, de una máscara; la “versión Cinemax” de Molly.

 

“Apuesta Maestra” es un excelente ejemplo de lo que se puede hacer con una historia con mucho potencial, y con un guion expertamente estructurado y lleno de diálogo memorable. Chastain carga la película sobre sus hombros —y sale muy bien parada—, pero recibe la ayuda de actores de la talla de Elba, Costner, y hasta Cera y O’Dowd, en su mejor momento. “Apuesta Maestra” nos cuenta la fascinante historia de una mujer que creía en su negocio y que se rehusaba a vender sus principios —o arriesgar las vidas de gente que afectó a través de los años. No se me ocurre una película más oportuna para el clima político y social de ahora que “Apuesta Maestra”.
 

Avance oficial:

No comments for this post

Add a comment

facebook twitter